jueves, 14 de octubre de 2010

A Manuel Alexandre. El Jardín de los Dondiego

Teatro José de Alencar
Fortaleza (Brasil)



Desde mi humilde nivel y categoría en el teatro, quiero y deseo ofrecer un pequeño homenaje a un gran profesional y gran persona, que me hubiese gustado conocer y disfrutar, pero los caminos y las rutas de la vida nunca siguen los mismos pasos que los deseos. Sólo con y en la poesía puedo conseguir y llegar a donde deseo. Y con estos versos llego a su lado y se los ofrezco. A ti Manuel, a ti maestro.



Jardín de los Dondiego
Jardín de mis deseos

Jardín de miles de flores

que alfombran paso a paso mis desvelos

Jardín de las flores de Dondiego

las rojas y las blancas, las amarillas saludan a las sombras

despojándose del velo.

Jardín sumido en mágicos senderos

Jardín que arrancas de mis sueños versos del tiempo

palabras clave, que sólo a mí

acercan a los cielos

Venid a mí
bardos, aedos... en fin, poetas
Que las miradas azules del Dondiego no empañen mis ojos

y me impidan ver el sol

que se alza en la mañana
volando lento sobre la escarcha
y las hojas
atravesando las lágrimas del cielo
Jardín que cuido hoja a hoja

rama a rama

flor a flor

del Jardín de las flores del Dondiego.


Francisco Vila
(A Coruña, 2007)