domingo, 22 de noviembre de 2009

El final de los sueños.... hasta el final del final

Pontedeume
Sara Garrote



Hace unos meses descubrí este precioso cuadro de Sara Garrote, una amiga de mis mejores años de juventud y que ha vuelto a mi, o yo a ella, surgida del recuerdo para no volver a ser jamás un recuerdo y convertirse definitivamente en el ahora y el siempre. Pues bien, descubrí su óleo e inmediatamente supe que sería la obra ideal para acompañar uno de mis premios de poesía como fue el XXIV Premio Nacional de Poesía "Hernán Esquío" de la SAF, Ferrol 2005. Creo que, pese a estar dedicado a las "ruinas" de mi Ferrol Vello, esta "vella" calle de Pontedeume (que no está en ruinas) me puede ayudar. Espero que os guste, no os podeis imaginar la alegría y satisfacción que sentí al recibir el premio, que me sirvió, como los posteriores, para seguir escribiendo sabiendo que lo que hago sirve para algo, para que los que me leéis, disfrutéis con mis versos. Y gracias a Sara por prestarme su obra.



El final de los sueños



Creí sentir la vida

contemplando el cielo iluminado.

Al sentir creí ver.

Hoy sentir ya no siento

y la ceguera del tiempo

parte al viento en mil colores invisibles.

…………………………………………………

Guardé en mis manos

copos de nieve

que entre mis dedos huyeron.

…………………………………………………

El empedrado camino

desierto

ni un sonido, ni un lamento

silencio

los gatos vagabundos

ahogaron sus maullidos

en oscuros y lejanos tejados

hace ya demasiado tiempo.


Hoy las piedras de la calle

viejos adoquines

gastados y mugrientos

reflejan fachadas ruinosas

en charcos aislados malolientes.

Carros desvencijados

viejas carretas de ruedas viejas

hirieron la senda

por donde se arrastran mis pasos

por la desierta calle desierta.


Sucios cristales

en las ventanas huecas

miran sin ojos

cuencas de miradas muertas.


Puertas cerradas

que permanecen mudas

herrumbrosos goznes

carcomidas maderas

donde quedaron grabadas

mil historias

inciertas.


Mis pasos desgarran sonidos secos

camino por el dolor

de los senderos del miedo.
Mi aliento tropieza

contra las paredes de argamasa seca

jadeos de infamias

quejidos de ausencias.


Quiero llegar al final

alejarme de estas ruinas

donde las ratas imperan.


Quiero salir al campo

y ser libre

respirar el aire fresco

de las montañas y el cielo

aspirar el salitre

de mi mar y sus olas

con las gaviotas y el viento.


Quiero contemplar el ocaso

con el horizonte ardiendo

quiero volar por la noche

hacia las estrellas.


Quiero llegar al fin

y al fin vivir

lo que no vivo.


Quiero elevarme en el aire

y no despertar jamás

hasta el final del final

del final de los sueños.


Francisco Vila

XXIV Premio Nacional de Poesía “Hernán Esquío” 2005

7 comentarios:

mega dijo...

Pontedeume o puente del río Eume, o de las fraguas o de noches veraniegas con sabor a mar, encantador lugar para acompañar tu poesía llena de sensaciones pegadas a mi piel, enhorabuena por el premio.

helena dijo...

Tan cierto como que se nos escapan esos copos de nieve de entre los dedos, es cómo intentamos retener en la memoria lugares, momentos vividos, sensaciones, amores que quedaron lejos... y que la propia mugre del tiempo los ha cubierto.
Creo que este poema quiere soltar amarras y respirar el aire fresco que viene del mar.
Magníficamente entrelazado y acompañado por la pintura de Sara Garrote. Te felicito. Un abrazo.

Francisco Vila Fuentes dijo...

En Pontedeume tengo mi segunda casa, la de mi suegra. Y allí paso, prácticamente todos los fines de semana, fiestas y festivos entre hierba recién cortada, árboles recién podados y aire fresco en los pulmones. Y no os podéis imaginar el olor a mar y la paz y tranquilidad que se saborea cuando por las noches comienzan a encenderse las luces de las casas y a apagarse las luces del día. En esos momentos recargo baterías para seguir escribiendo, y viviendo. Gracias Mega. Gracias Helena.
un beso.

mega dijo...

También he vivido en Puentedeume durante 6 meses guardo grandes recuerdos y mucha nostalgia es un lugar mágico,lleno de encanto su casco antiguo,y una preciosa playa llena de pinos desde la que se divisa el pueblecito de Redes,que parece de cuento de hadas y por las noches ese puente iluminado que cruza la ria.....en fin al menos tus poemas me transmiten ese olor a mar esa paz de mis queridas tierras gallegas.Felicidades

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Hola,he vuelto.
Aqui estoy,
para volar entre tus poemas,
sentirme libre mientras te leo,
escuchar como crece la hierba,
desde el abismo de la magia,
para sentir como tu sientes.

Muchas gracias por tu precioso poema en mi blog,con el cual me llamas,desde el Alma...y yo he respondido a tu llamada,"como sino podria seguir viviendo"
Gracias
Un beso

mimbre dijo...

Hola Francisco...
Es para mi un honor que estes de visita en mi "rincón", espero sea de tu agrado¡ En más nos leemos y seguimos..Sí¡¡
Estoy leyendo tus trabajos y realmente me gustan. Galicia tierra hermosa...sabes, por mis venas corre sangre de esos lares¡¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Taty Cascada dijo...

Continúo visitando tu Blog, y es un agrado para el ojo y para la lengua, tanto delicado sustento.
Un abrazo para ti, desde un estival Santiago de Chile.