domingo, 6 de enero de 2008

Susi Babío. El dulce sueño del barro cocido.













Se puede comenzar un año de miles de formas, o de una sola. Se puede comenzar el año con una expresión de la poesía presente en todas las formas de arte, como una parte inseparable del arte. La poesía está en el teatro, en el cine, en el circo, en la música, en la pintura y en la escultura. En este principio de año la serena calma, la paz dulce o dramática que expresan sus obras, nos demuestran y ofrecen la carga poética de una escultora que no sólo esculpe, crea. Susi Babío, una artista, una escultora y sobre todo, una amiga.


Mil sueños eternos


Del infinito creó un instante
de una hora creó momentos
de la vida creó una madre
de una madre, Mamá,
creó el Destino mil sueños eternos.

(Del poema "Mil sueños eternos" que forma parte del libro "UdMa. Confesiones de un recuerdo" Francisco Vila. A Coruña 2002)