martes, 16 de diciembre de 2008

A José Rubio Gascón, escultor


Pepe Gascón en su taller con una de sus obras





Hace muchos, muchos años existía un lugar llamado Ferrol. Y en el vivía un artista, un dulce artista que modelaba y moldeaba el dulce. En particular el chocolate, dándole mil y una formas diferentes para hacerlo más apetecible, más apetitoso, más fantástico. Yo lo conocía por Pepe Gascón, el pastelero. Pero pasaron los años, me fui de Ferrol y fui creciendo y aquel artista también creció. Creció como pastelero y sobre todo como artista, como artista escultor. Así que después de muchos años de aquellos dulces recuerdos de Gascón, ahora al volver a Ferrol descubro al Pepe Gascón escultor, al escultor de siempre y desde siempre, artista consolidado, artista reconocido, artista respetado. Y ahora que yo intento ser el que quise ser siempre, escritor y poeta, aquel maestro pastelero que nos hizo soñar sueños dulces, para mi y para el arte se ha convertido en El Escultor de Sueños.